Inicio » Noticias » Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer

El 25 de noviembre se designa como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en conmemoración del asesinato de las hermanas Mirabal en la República Dominicana (1960). Tiene como objetivo sensibilizar y concientizar a la opinión pública sobre la violencia contra las mujeres en el mundo e instar a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales a diseñar y ejecutar políticas públicas para erradicar la violencia de género.

El discurso patriarcal, en cuanto discurso hegemónico, ha dominado el mundo históricamente poniendo en desventaja a la mujer sólo por el hecho de serlo. Sin embargo la lucha de las mujeres por sus derechos ha dado lugar al surgimiento de numerosos movimientos sociales, desarrollos teóricos y a una nutrida legislación que dan cuenta de la situación de opresión en la que se encuentran.

No podemos negar la incidencia de la cultura en la constitución de la subjetividad. El género, construido socialmente y en tanto dispositivo de regulación social, interviene en la estructuración subjetiva de la mujer facilitando el surgimiento de síntomas y favoreciendo situaciones de violencia en sus distintas manifestaciones.

Hoy queremos destacar la importancia de que los profesionales del campo de la Salud Mental conozcamos y tengamos una mirada desde la perspectiva de género y el enfoque de derechos en nuestras prácticas; y que como ciudadanos nos comprometamos a contribuir en los cambios sociales necesarios para erradicar toda manifestación de violencia contra las mujeres.

Consejo Directivo

 

“Día Internacional de la No Violencia De Género”

Nos convoca esta fecha ,25 de noviembre a conmemorar el “Día Internacional de la NO violencia contra la Mujer”, o mejor pensarlo como un Día Internacional de la NO violencia de género para incluir en el espectro a las identidades auto percibidas dentro de las categorías no binarias de género.

Esta fecha fue instituida en conmemoración al día en que fueron asesinadas en el año 1960 las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal en República Dominicana por el dictador Trujillo del que eran opositoras, en un contexto de luchas políticas de las que estas tres mujeres eran parte activa. ES en función de ello, y a instancias de los movimientos feministas de América latina, que la ONU lo instituye en el año 1999 como una Jornada que insta a los gobiernos y a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales a convocar en la comunidad actividades dirigidas a sensibilizar a la población sobre la problemática de la violencia de género.

Leer la violencia de género nos convoca a interpelar el sistema patriarcal como sistema político, social, económico y cultural que organizó las Instituciones de las sociedades en base a una división sexual del poder, los roles y el trabajo, asignando al colectivo de las mujeres el ámbito doméstico – privado y a los hombres al espacio público- político. Este sistema político otorgó históricamente el poder y las posiciones de privilegio a los hombres, construyendo Instituciones políticas, religiosas, educativas, que en los distintos ámbitos y esferas legitimaron y legitiman hasta la actualidad esta organización socio-política. La forma eficaz de reproducción de este sistema es haber naturalizado en lo cotidiano de las relaciones este sistema político de dominación basado en la división sexual de roles.

Pensar las formas de prevención de la violencia de género es hacerlo de manera diferenciada en los distintos tipos y ámbitos donde la misma se presenta, es importante en este día reflexionar sobre  la violencia intrafamiliar, pero sin perjuicio de ello no dejar de lado o invisibilizar las otras manifestaciones de la violencia que cobran significativa importancia a la hora de pensar y asumir  diferentes niveles de responsabilidades; así la legalidad y su implementación a través de Instancias Estatales requiere de un diseño de políticas públicas que faciliten la deconstrucción de prácticas instituidas que se constituyen en violencia simbólica, re victimizando y legitimando explícita o implícitamente las otras manifestaciones de la violencia de las formas de la violencia en las sociedades.

En el contexto de nuestra provincia se inscriben los obstáculos y barreras en la accesibilidad vividas por las mujeres y niñas en el sistema de salud para acceder a derechos que contemplen su salud psicofísica y social; o del mismo modo las vivencias que atraviesan en Instituciones policiales y en el sistema de justicia para realizar denuncias vinculadas a la violencia de género, constituyéndose en prácticas naturalizadas que se despliegan de manera a crítica, cubiertas por el velo invisibilzador de lo cotidiano en el devenir de las prácticas Institucionales.

La deconstrucción de prácticas y mandatos es una de las aristas imprescindibles para un proceso transformación de formas y funcionamientos que devengan en modos más equitativos e igualitarios. El rol del Estado es ineludible para que estos procesos de transformación puedan materializarse en políticas públicas que deben ser pensadas necesariamente desde la perspectiva de géneros e implementadas con presupuestos adecuados que no devengan en políticas o prácticas discursivas, vacías, sino que tengan impacto en la realidad de las mujeres en post de una igualdad fáctica de derechos y oportunidades.

Esta fecha nos lleva a rescatar y visibilizar la participación política de las mujeres en los procesos históricos sociales, resignificados en este contexto actual de luchas y transformaciones sociales en América latina donde las mujeres tenemos un protagonismo reinvindicatorio y activo, es por esto mismo que este año repudiamos las violaciones y todas las formas de las violencias contra las mujeres perpetradas por las fuerzas armadas del Estado en chile y en el Estado Plurinacional de Bolivia. Una vez más asistimos a las escenas del horror, donde lo siniestro se despliega sobre los cuerpos de las mujeres y niñas, convirtiéndolos en campos de lucha, como intentos de disciplinamiento y afianzamiento del poder normatizador de las diferencias sociales y socio políticas.

Comisión de Géneros, Diversidad Y Derechos Humanos

Colegio de Psicólogos Tucumán